Ventajas de usar lentillas para el día a día

Ventajas de usar lentillas para el día a día

Blandas, cómodas e imperceptibles… Esas serían las palabras que mejor definen a las lentillas en la actualidad. Por supuesto podemos añadir algunas más como por ejemplo estética, visión y tecnología. En este artículo te contaremos cuáles son las ventajas de usarlas en el día a día.

Si aún no has tomado la decisión de llevar lentes de contacto, te recomendamos que leas a continuación sobre sus principales beneficios. ¡No dudes en usarlas lo antes posible!

Lentillas vs gafas

Por supuesto que no se trata de una pelea, ya que ambas pueden complementarse perfectamente. Pero sí es cierto que las lentillas ofrecen algo que las gafas graduadas no: invisibilidad. Esto quiere decir que nadie notará que llevas lentes de contacto y por lo tanto, que tienes problemas de visión.

Tu mirada cambia realmente… ¡parecerás otra persona! Sobre todo si padeces miopía alta y las gafas que usas habitualmente son algo gruesas.

Como decíamos anteriormente, puedes disfrutar de los beneficios de ambas: por un lado la estética de las lentillas y por el otro el descanso visual que aportan las gafas. Es necesario contar con las dos ‘presentaciones’ según el momento del día o la actividad que realicemos.

Por ello, en vez de decir “lentillas vs gafas” sería mejor que afirmemos “lentillas & gafas” como una pareja indiscutible e inseparable.

¿Cuáles son las ventajas de llevar lentillas a diario?

No importa la edad que tengamos o el grado de miopía o astigmatismo que suframos, las lentillas nos permiten ver bien sin dejar de lado la comodidad y la estética. Si aún no has tomado la decisión de usarlas, te aconsejamos que prestes atención a todos estos beneficios asociados a las lentes de contacto:

1.Campo visual más amplio

A diferencia de las gafas graduadas, las lentillas nos ofrecen un ángulo visual más amplio. Esto quiere decir que puedes mirar hacia arriba, hacia abajo o hacia los laterales sin dejar de ver bien. La lente de contacto se amolda al movimiento del ojo y no deja ‘puntos ciegos’ por llamarlos de alguna manera, algo que sí sucede con las gafas cuando posamos la vista fuera del radio de los cristales. ¡Dile adiós a las tan molestas distorsiones laterales!

2.Visión clara

En combinación con lo dicho antes, las lentillas nos proporcionan una visión completa y bien enfocada, pero además nítida, periférica y directa. Por lo tanto, podrás ver con total claridad incluso en sitios con poca luz. No tienes que preocuparte por manchas, rayones o vidrios empañados… las lentes de contacto se hidratan con la humedad del ojo y la visión no se nubla al ingresar en un ambiente más cálido o cuando estás preparando la cena.

Por su parte, debes saber que las lentillas ofrecen una imagen más natural y en tamaño real, sin importar cuál sea tu problema visual.

3.Comodidad al hacer deporte

Si practicas deporte, seguro sabrás que no se lleva muy bien con tus gafas graduadas; se caen, te molestan, pueden romperse al contacto del un balón o con el roce con otra persona, se resbalan cuando tienes la nariz transpirada, se empañan con el aumento de la temperatura corporal, no te permiten mover cómodamente…

Las gafas son perfectas para la actividad física debido a que quedan bien resguardadas dentro del ojo y no hay riesgo de que se salgan o se rompan. Además no se empañan y no debemos preocuparnos si nuestro rostro está sudado de tanto esfuerzo. En el único caso que no se recomiendan las lentillas es en los deportes acuáticos, ya que pueden salirse del ojo y perderse en el agua.

4.Estética

Una ventaja más que interesante que merece la pena remarcar. Más allá de los gustos de cada uno y de lo que indica la moda (ahora todos llevan gafas aunque no la necesiten) lo cierto es que una misma persona vista con gafas graduadas y con lentes de contacto parece alguien completamente diferente.

Incluso si elegimos un modelo de gafas bien moderno, liviano y fino, no será lo mismo que verse ‘al natural’. Con lentillas todo el rostro queda al descubierto.

Y eso es perfecto para poder maquillarse sin problemas, probar diversos tonos de labial o máscara para pestañas. ¡Olvídate de cristales manchados con maquillaje! Además no tienes que pedir ayuda a nadie para delinearte los ojos o ponerle color y brillo a tus párpados. Recuerda quitarte las lentes de contacto antes de retirar el maquillaje para evitar irritaciones o infecciones.

Además, tenemos la posibilidad de conseguir lentes de contacto de colores y con corrección para que al mismo tiempo que vemos bien, nuestros ojos se ven diferentes. ¿Siempre has soñado con tener ojos azules? ¿Tienes una fiesta de disfraces y el personaje elegido tiene ojos rojos? ¿Te gustaría verte diferente?  Entonces, estas lentillas son ideales para ti.

5.Corrección visual

Las lentillas además tienen la capacidad de evitar que la graduación siga aumentando. Si bien es cierto que en ello influyen varios factores (como por ejemplo genética, enfermedades en la córnea, contacto con pantallas, poco cuidado de la vista, etc) también debemos tener en cuenta que como las lentes de contacto están ‘pegadas’ al ojo, la graduación es la correcta.

Esto quiere decir que esa falta de distancia entre el ojo y el objeto que corrige la graduación evita el cansancio y un esfuerzo adicional para ver bien. En el caso de usar gafas graduadas, aunque estén bien cerca de las pestañas, siempre habrá unos centímetros de ‘diferencia’ con la verdadera graduación y por ello es que los cristales y las lentillas poseen diferentes dioptrías.

6.Sensación de libertad

Aquellas personas que usan gafas desde que son pequeños o hace bastante tiempo seguro se sentirán algo ‘prisioneras’ de este elemento que en algunos casos molesta según el momento del día o la situación en particular.

Las lentillas son casi invisibles, no pesan nada y una vez que se colocan en el ojo parece que no estuviesen (salvo por el ‘simple’ hecho de que se ve bien). A diferencia de las gafas, estas no estorban, no rebotan con los movimientos, no se resbalan cuando hace calor o bajamos la cabeza, no aprietan en el puente de la nariz (ni dejan marcas), no raspan detrás de las orejas, no dan calor en verano, no molestan cuando queremos usar cascos, no interfieren con el uso de sombreros y no se mueven cuando nos acostamos de lado en la cama o el sofá para leer o mirar una película.

Las lentes de contacto son sinónimo de libertad y comodidad por donde se los analice. No importa qué actividad realices, qué época del año sea o en dónde te encuentres. ¡Es como si no llevaras nada puesto!

7.Para situaciones especiales

Además de llevar lentes de contacto a diario, también podemos optar por lucirlas solo en eventos o situaciones específicas. Por ejemplo para una fiesta, una boda (propia o como invitado), las vacaciones, al graduarnos de la universidad o hasta una primera cita.

Si usas gafas graduadas y quieres sorprender a tu familia, pareja o amigos al lucir ‘natural’ y ‘libre’ no dudes en hacerlo. Te sentirás más seguro de ti mismo y tu autoestima se elevará hasta las nubes.

La buena noticia es que hay lentillas para todos los gustos, es decir, aquellas que se usan de forma prolongada (tienen una duración máxima de dos años), las mensuales y hasta las diarias. Estas últimas pueden servir a su vez para probar cómo sería llevarlas en una jornada típica o durante el fin de semana si tenemos un evento en particular.

Las lentes ‘descartables’ como se las conoce popularmente nos ayudan a determinar si nos gusta la idea de llevarlas todos los días, si nos sentimos cómodos con ellas y si nos agrada vernos sin gafas pero al mismo tiempo sin dejar de ver bien. ¡Puedes conseguirlas en tu óptica de confianza en Barcelona! Están disponibles en diferentes dioptrías y generalmente cuentan con stock permanente… solo tienes que ir a la óptica, comprarlas y usarlas. Haz la prueba y analiza cuáles son tus sensaciones y experiencias.

8.En problemas oculares

En las personas con anisometropía, una diferencia entre ojos mayor a 3 dioptrías, las lentillas pueden servir para que la distorsión de las imágenes no sea tan elevada. Estos pacientes ven los objetos como si estuviesen duplicados al llevar gafas, pero que se unifican con las lentes de contacto.

Las lentes también son recomendadas en pacientes con queratocono, una protrusión de la córnea progresiva, no inflamatoria y bilateral en la mayoría de los casos, ya que se llega a corregir, retener o compensar de manera eficaz.

Algunos defectos oculares causados por anomalías, patologías o accidentes pueden mejorar sobremanera con el uso de lentes de contacto protésicas, que son blandas y que incluyen tratamientos especiales para evitar problemas de cornea o iris.

A su vez, en enfermedades del segmento anterior ocular las lentillas terapéuticas tienen efectos más que positivos. Y por supuesto si una persona tiene un problema en un solo ojo que le impide ver correctamente, se puede recetar una lente individual para tratar la condición específica.

En Óptica Arense puedes encontrar todo tipo de lentes de contacto, que se adaptarán a tus necesidades particulares. Si nunca has usado lentillas, te recomendamos que pruebes las diarias o mensuales, al menos hasta que te acostumbres a ellas.

Por supuesto cuentas con la experiencia de los profesionales que atienden en una de las ópticas más conocidas de Barcelona, quienes te asistirán y responderán a todas tus dudas y consultas. Además te explicarán cómo colocarte las lentes correctamente y cuáles son los principales cuidados que debes ofrecerles para que duren más tiempo y tus ojos no se perjudiquen. ¿A qué esperas para cambiar por completo tu vida usando lentillas?

Leave a Reply

* Name:
* E-mail: (Not Published)
   Website: (Site url withhttp://)
* Comment:
Type Code