¿Por qué se empañan las gafas? Trucos para evitarlo

¿Por qué se empañan las gafas? Trucos para evitarlo

No hay nada más molesto que, por diversos motivos, se nos llenen de vaho las gafas. Cuando están empañadas no podemos ver nada ni seguir con nuestras actividades. Por eso en este artículo te contaremos no solo cuáles son los motivos por los cuales esto sucede, sino, lo que es más importante, cómo evitarlo. ¡Atención usuarios de gafas!

¿Por qué se nos empañan las gafas?

Quieres disfrutar de un rico té, café o caldo de verduras… Estás preparando un cocido o guisado… Abres el agua caliente de la ducha… Practicas un deporte o ingresas a una habitación con la calefacción encendida. ¡Y tus gafas se empañan!

Las lentes empañadas son un problema muy habitual y molesto para los usuarios, ya que durante algunos minutos no se puede ver bien y se dificulta cualquier tarea.

En lo que se refiere a la razón ‘científica’ de por qué se empañan los cristales, debemos decir que todo es por dos factores: el calor y la humedad. Básicamente, cuando el aire lleno de vapor toma contacto con la superficie fría de las lentes, este se condensa y convierte en gotas diminutas.

Para que se entienda un poco mejor, la cantidad de vapor de agua presente en el aire varía en relación a la temperatura. Cuando no existe tal diferencial, el vapor se mantiene estable en el aire. Sin embargo, al producirse un aumento o descenso del calor, el vapor pasa a estar de forma gaseosa a líquida, como microgotas. ¡Allí es cuando se empañan los vidrios! La luz deja de pasar a través de ellos y se ve todo borroso.

Lo mismo puede suceder en una ventana de casa o del coche, así como también en la lente de una cámara de fotos o en cualquier aparato que tenga vidrios o plásticos transparentes. La diferencia de temperatura interna (con calefacción) y externa (frío invernal) ocasiona el empaño. Por lo tanto, las probabilidades de que las lentes se empañen son mayores según los factores ambientales, pero también en relación a las actividades que estés realizando.

De esta manera, cuando haces ejercicio, ya sea al aire libre o indoor, también puedes sufrir el vaho en las gafas. Andar en bicicleta o correr, bailar zumba o hacer step en el gimnasio te empañan los cristales. Esto es así porque la temperatura está más elevada en la sala de entrenamiento o en tu cuerpo, pero los vidrios siguen estando fríos. ¡Y es una sensación más que molesta no poder ver cuando ejercitas!

Y si estás en casa, probablemente te haya sucedido al abrir la tapa del lavavajillas, del horno o de un cazo donde se está hirviendo agua o una comida. En invierno, las sopas y los cocidos son el principal motivo de que las gafas se empañen. Lo mismo en la oficina cuando disfrutas de un ‘break’ bebiendo un té o un café.

Podríamos pensar entonces que para empañar las gafas debe ser invierno y si bien durante los meses fríos es más habitual, este ‘fenómeno’ se sufre todo el año. ¡Sino pregúntale a los atletas que andan en bicicleta o compiten en maratón! Lo bueno es que estos deportistas tienen ciertos trucos o accesorios para evitar el vaho o vapor en las gafas.

Consejos para que no se empañen las gafas

En Óptica Arense no solo se dedican a vender gafas graduadas o de sol, sino también a ofrecer consejos y asesoramiento para los usuarios de lentes y lentillas. Si ese es tu caso y ya no sabes qué hacer para que los cristales no se te empañen, te recomendamos que sigas leyendo.

No se trata de dejar de cocinar, ni tampoco de guardar las gafas en un estuche… tampoco de abandonar el ejercicio ni morirse de frío en invierno por no encender la calefacción. Existen otras claves o trucos que nos pueden ayudar para evitar este típico problema entre los usuarios de gafas.

Como primera medida te recomendamos, en el caso de que tengas que comprar unas lentes nuevas, que inviertas un poco más de dinero y adquieras aquellas cuyos cristales estén tratados con un compuesto especial llamado alcohol de polivinilo. Gracias a esta cobertura anti-niebla, las gotas individuales de condensación se dispersarán automáticamente sobre la superficie fría del cristal. Para que entiendas bien cómo es, imagina que vas en el coche y llueve. Las gotas se desplazan hacia atrás por la acción del movimiento del vehículo. Algo similar sucede con este compuesto hidrófilo en tus lentes… ¡Pero sin la necesidad de correr ni andar rápido!

Bajo dicha cobertura se le añade una base de cuatro capas de moléculas de silicio, las cuales están procesadas de manera tal que quedan ‘unidas’ al alcohol de polivinilo y evitan que este último se evapore (ya que es una sustancia bastante volátil).

Esta tecnología es de las más modernas y revolucionarias en el mundo de la óptica, sin embargo, existen otras opciones un poco más asequibles e igualmente eficaces. Las gafas con tratamiento antivaho son un antes y un después en la vida de un usuario de lentes.

Pero si tus gafas aún tienen ‘vigencia’ o hace poco tiempo que las llevas, no hace falta que te compres unas nuevas. Presta atención a los siguientes trucos caseros para evitar el vaho en los cristales:

1. Vinagre

El vinagre es un elemento que no puede faltar en ningún hogar, aunque no te guste usarle para condimentar la ensalada. Tiene muchos usos fuera de la cocina, ya sea para la limpieza (deja los pisos impecables), la estética (deja el cabello suave y brilloso) o la salud (desinfecta pequeñas heridas).

Como si todo eso no fuese suficiente… ¡También previene que las gafas se empañen! Es tan simple como colocar 3 partes de agua y una parte de vinagre (por ejemplo ¾ taza de agua y ¼ taza de vinagre) y usar la mezcla para lavar los cristales. Deja secar bien antes de usarlas.

2. Dentífrico

La crema dental no solo sirve para dejar nuestros dientes libres de caries y blancos como los de la publicidad. El dentífrico tiene otras decenas de usos que ni te imaginas. Sirve para limpiar la pantalla del móvil, quitar arañazos del cuero, limpiar objetos de plata, reducir la inflamación tras ser picado por un insecto, limpiar la plancha, eliminar manchas de las paredes y por supuesto, evitar que el vaho se instale en nuestras gafas.

Este método está muy extendido entre los que practican mountain-bike o buceo. Lo primero que debes hacer es mojar los cristales ligeramente y luego aplicar algo de dentífrico por ambos lados. Deja que se seque bien y retira el exceso con un paño limpio o un papel de cocina.

3. Lavavajillas

Un buen lavavajillas quita las manchas de grasa de los platos y cazos, pero también se usa para limpiar todo tipo de superficies y objetos (el coche, los juguetes de los peques, la encimera, el calzado de cuero, etc).

Para aprovechar sus bondades en cuanto a evitar que las gafas se empañen, debes aplicar una gota en cada cristal (por dentro y por fuera) y frotar con mucho cuidado. Esto le dará una especie de partícula protectora que reducirá la formación de gotas de vapor condensado.

4. Saliva

Esta técnica la emplean bastante los buceadores, los ciclistas y los nadadores para sus máscaras y gafas. Quizás te pueda servir en el caso de que realices dichos deportes o bien cualquier otra actividad física.

Consiste básicamente en mojarse los dedos con la propia saliva o directamente escupir sobre los cristales (trata de que nadie te vea ya que no queda muy higiénico que digamos). Luego frota durante unos minutos hasta que se sequen por completo. ¡Y listo!

5. Jabón

Cuando estás preparando la cena no hay nada peor que destapar una olla o abrir el horno y que las gafas se vuelvan inutilizables. Evita tener que desempañarlas con un papel o abriendo la ventana de la cocina.

Precisas un jabón en pastilla y nada más. Humedece tus dedos con un poco de agua y pásalos por encima del jabón. Luego frota la pasta resultante en los cristales. No te olvides de repetir el proceso en ambas caras de las lentes. Por último, con un paño limpio y seco retira el exceso de jabón hasta que las gafas vuelvan a estar transparentes.

6. Crema de afeitar

Los ciclistas de Mountainbike, los esquiadores y los maratonistas emplean la técnica de la crema de afeitar para que sus lentes no se empañen mientras entrenan o compiten. Solo necesitas una muy poca cantidad de crema o espuma de afeitar. Aplica en ambos lados y esparce con un paño o franela (ese que se incluye en el estuche). Aclara con agua y deja que se sequen durante unos minutos. El efecto dura varias horas.

7. Líquidos antivaho

Por último, siempre puedes optar por un producto que se compra en una óptica, tiendas de motos o de deportes: los líquidos antivaho. Su efectividad es superior a las opciones caseras y además la duración del efecto es mayor. Quizás con espuma de afeitar las gafas no se empañan por 8 horas; pero con el spray específico tienes 3 días de protección.

Es verdad que cuestan un poco más que el vinagre, la crema dental o el jabón (y por supuesto muchísimo más que la saliva que es gratis) pero lo bueno es que se utiliza en pocas cantidades. Una vez colocado, verás cómo las gotas de agua en lugar de pegarse a la superficie se deslizan hacia los laterales. ¡Tendrás visión nítida en todo momento!

Te invitamos a que visites Óptica Arense para conseguir todo tipo de accesorios para tus gafas, como por ejemplo los spray antivaho.

Leave a Reply

* Name:
* E-mail: (Not Published)
   Website: (Site url withhttp://)
* Comment:
Type Code