Los peligros de las gafas de sol de baja calidad

Los peligros de las gafas de sol de baja calidad

Debido principalmente a su bajo precio, las gafas de baja calidad son muy comunes entre mucha gente, concretamente más del 40% de los españoles consumen gafas de sol sin ningún tipo de garantía para su vista, según el diario Heraldo. Hoy en Óptica Arense, os explicaremos porqué el uso de gafas de sol de mala calidad puede llegar a perjudicar gravemente nuestra visión.

Todos sabemos que el sol puede dañar permanentemente la piel; sin embargo, pocas personas se dan cuenta de lo vulnerables que son sus ojos al sol. Los rayos ultravioleta que hacen que nuestra piel se queme, son los mismos que dañan a nuestros ojos. Por ello, para protegerlos completamente, no solo hemos de llevar gafas de sol, sino que éstas deben cumplir unos mínimos de calidad, cosa que muchas gafas de sol baratas no cumplen.

¿Cómo funciona el mecanismo de las gafas de sol?

Las gafas de sol tienen dos mecanismos para protegernos del sol:

Primeramente, tenemos el tinte de color, es decir, el filtro de luz que hace que las lentes sean oscuras y tengan una pigmentación determinada. Este filtro es el que hace que podamos ver sin que nos moleste el sol. Todas las gafas de sol, tanto de baja como de alta calidad lo tienen.

Aparte del tinte, las gafas de sol deben llevar también un segundo filtro que absorba, neutralice y desvíe la radiación invisible de los rayos UV. Este filtro es el más importante, pero debido a que éste no puede ser apreciado externamente a simple vista, muchas gafas baratas no lo tienen.

¿Cuál es el verdadero problema de utilizar unas gafas de sol que no sean de calidad?

El problema de una gafa de sol barata es muy sencillo de entender:

Con el cristal oscuro, las pupilas, en vez de contraerse (lo que pasa normalmente con la luz del sol), se dilatan y se hacen más grandes con lo que los rayos de sol entran más fácilmente a la retina. Este mecanismo pasa con todas las gafas de sol. La clave se encuentra en el segundo filtro, ya que cuando éste está presente los rayos UV son desviados, y por lo tanto no son adsorbidos por nuestros ojos.

En el caso de las gafas de baja calidad, al tener un precio muy inferior, muchas veces solo contienen el cristal oscuro, sin este segundo filtro, con lo que los rayos entran directamente a la pupila dilatada. Es por eso que es mejor no utilizar gafas a utilizar unas de mala calidad.

Además, el mayor problema es que uno no puede distinguir entre una gafa de buena y mala calidad en un mercadillo. Es cierto que muchas de ellas llevan la etiqueta CE, etiqueta que acredita que el producto cumple la normativa vigente obligatoria de calidad y seguridad. Desafortunadamente esta etiqueta se falsifica con facilidad, de modo que cuando la vemos presente en gafas que son demasiado baratas, es posible que se trate de un etiquetado falso.

¿Qué daños pueden aparecer al llevar gafas de sol de mala calidad?

Hemos de dejar claro que todos estas patologías no aparecen de la noche a la mañana, es decir, no aparecen por el mal cuidado de un día, sino que son causadas por continuas y prolongadas exposiciones al sol sin ningún tipo de protección.

Como el daño que nos puede causar el sol en nuestros ojos es acumulativo e irreversible, a mayor edad, mayor exposición y mayor el riesgo de sufrir lesiones.

Entonces, llevar gafas de sol de baja calidad no nos va a provocar una ceguera permanente a corto plazo, pero si existen diversas patologías oculares a largo plazo que se relacionan con una mala protección ocular contra la radiación solar. Repasemos las principales:

Párpados: la piel de los párpados es más sensible que en otras zonas del cuerpo. Es más fina con lo cual tiende más a sufrir agresiones externas, como inflamaciones, rojez, zona escamosa e incluso en casos muy severos, cáncer de párpados.

Conjuntiva: la patología más común provocada en la conjuntiva por el sol es la foto-conjuntivitis que es una conjuntivitis creada por una exposición excesiva al sol. Otras enfermedades oculares que pueden aparecer por una intensa y prolongada exposición al sol en la conjuntiva son la pinguecula (bulto amarillo) y el pterigion (aparición progresiva de un tejido blanquecino en la conjuntiva que puede crecer hasta invadir la zona de la pupila. Es un problema bastante grave ya que puede afectar a la visión.)

Córnea: La córnea es la parte más externa del ojo, y es la primera zona por donde penetra la radiación solar hacia el interior del ojo. La patología de la córnea más común causada por el sol es la foto-queratitis (quemaduras superficiales en la córnea).

Cristalino: Las cataratas también pueden estar asociadas a una exposición solar excesiva sin protección.

Retina: La degeneración macular o DMAE es una de las enfermedades de la visión más graves. Son muchas las causas que pueden provocar una DMAE, pero la radiación solar está dentro de ellas.

Los niños también deben llevar gafas de sol

Para los niños, el uso de las gafas es incluso más importante ya que sus ojos son mucho más vulnerables que los de los adultos. Como su cristalino es aún inmaduro y sus pupilas están más dilatadas, sus ojos dejan pasar mayor cantidad rayos UV que el de los adultos. Además, hemos de tener en cuenta que al ser pequeños, la pigmentación del ojo es más clara por lo tanto aún están más indefensos al sol. Todo esto se traduce en que los ojos de los niños reciben tres veces más radiación que los adultos. Como consecuencia a todo esto, según los expertos, casi el 50% de la radiación a la que nuestros ojos se exponen a lo largo de nuestra vida se produce antes de los 18 años.

Es por ello que las gafas de sol para niños deben tener lentes con tratamiento de filtro UV que den una protección del 100%, ya que de lo contrario, como en el caso de los adultos, pueden resultar más perjudiciales que no llevar nada.

Recomendaciones extras:

La recomendación principal es no jugársela y comprar tus gafas de sol en establecimientos homologados dónde existan garantías reales sobre la calidad de las gafas de sol. Utilizar gafas baratas de baja calidad no solo puede llegar a salirte más caro para tu bolsillo en el largo plazo, sino que también puede perjudicar tu salud ocular de manera irreversible. Y para la parte de la población más vulnerable y con mayor riesgo son los pacientes operados de cataratas o con ojos claros y los niños, es imprescindible que tengan un buen cuidado ocular, y que sigan las indicaciones correctamente.

Asegúrate de que el par que más te guste se ajuste bien y este bien ceñido; sea cómodo para tus oídos y nunca se deslice por la nariz, especialmente en el caso de los niños. También es importante evitar que los vidrios que se abran mucho en la parte superior y en los bordes, lo que haría que la luz entre alrededor de las lentes.

Por último, para conseguir una protección total, os aconsejamos también usar sombrero, o visera, que cubra la zona de la frente y los ojos.



Cuando nuestra salud ocular esta en juego, lo barato puede acabar saliendo caro en el largo plazo. Además, el precio no es escusa, ya que puedes encontrar muchos pares elegantes en todos los puntos de precio. En Óptica Arense tenemos todo tipo de gafas de sol a precios muy competitivos, y estaremos encantados de ayudarte a encontrar las ideales para ti para protegerte 100% del sol, al mismo tiempo que consigues el look perfecto para este verano. ¡Te esperamos!

Tags: gafas de sol

Leave a Reply

* Name:
* E-mail: (Not Published)
   Website: (Site url withhttp://)
* Comment:
Type Code