¿Como deben ser unas gafas para ir a la playa?

¿Como deben ser unas gafas para ir a la playa?

Si estás organizando tus vacaciones de verano, probablemente te estés proveyendo de todo lo necesario: traje de baño, calzado acorde, ropa bonita… ¿y gafas para la playa? ¡No te pueden faltar! Es uno de los complementos más importantes para cuidar tus ojos de los rayos UV, que en esta época del año están más fuertes que nunca.

Con el buen clima y las temperaturas más agradables, nuestros pensamientos vuelan a una playa en pleno Mar Mediterráneo (o quizás en un sitio más lejano como el Sudeste Asiático o el Caribe). Y probablemente hace semanas o incluso meses que estás organizando tus vacaciones soñadas.

Por supuesto, siempre dejamos para último momento la bonita, pero al mismo tiempo estresante obligación de empacar. Y allí es cuando comienzan los problemas: ¡Nos faltan muchas cosas y el día de viaje se aproxima!

Por ello, te recomendamos que preveas con anticipación la compra de las gafas para playa. Claro, porque como hay tantas opciones para elegir, no será algo para que tomes a la ligera. A continuación te contamos cómo deben ser las gafas adecuadas para tus próximas vacaciones en el mar.

¿Es obligatorio usar gafas de playa?

No existe ninguna ley que nos obligue a llevarlas durante el verano, pero sí es recomendable que si vamos a la playa nos protejamos los ojos no solo del sol, sino también de la arena que ‘vuela rebelde’ por doquier.

Si has decidido ir al mar para tus vacaciones de verano, como la gran mayoría de los ‘mortales’ es muy importante que cuides tu vista de las agresiones externas. La gente cree que las gafas de sol solo sirven, como su nombre lo indica, para hacer de barrera contra los ya famosos rayos ultravioletas.

Además de la nombrada arena, las gafas sirven para proteger la piel que está alrededor de los ojos, la cual es muy sensible y no solemos aplicarle factor de protección por miedo a que nos provoque picazón o enrojecimiento.

¿Cómo elegir unas gafas de sol buenas?

Ahora que ya sabes la importancia de las gafas para la playa, el siguiente paso es conocer de qué manera se puede identificar un modelo bueno y de calidad de otro malo que se quebrará con el más mínimo movimiento.

Algunas veces podemos darnos cuenta a simple vista cuando se trata de una imitación, pero en otros casos, las falsificaciones son tan buenas que pensamos que son originales cuando en realidad no lo son.

Hay otras formas de determinar la ‘legalidad’ de las gafas de sol: comprando en ópticas reconocidas (nada de hacer compras por internet, en un mercadillo o en los chinos) y analizando los precios. Si el coste es demasiado bueno para ser real, quizás tengas que desconfiar un poco. En la actualidad podemos encontrar diferentes sellos y marcas de originalidad y calidad en el cuerpo de la gafa, e incluso en la caja del kit. Presta mucha atención a estos detalles.

Los riesgos por usar gafas de sol no homologadas son muchos… ¡el ahorro a veces puede costarnos mucho más caro de lo que pensamos! Por ejemplo, las lentes no originales distorsionan, deforman o afectan la visión; aumentan los riesgos de deslumbramiento y accidentes; pueden causar fatiga, cefaleas, desmayos, fototobia, cansancio visual o incluso problemas más graves como quemaduras en los párpados, queratitis en la córnea o fotoconjuntivitis. El uso de estas gafas en el mediano y largo plazo pueden acelerar la aparición de cataratas y producir degeneración macular de la retina, es decir, pérdida progresiva de la visión.

¿Qué tipo de gafa de sol comprar?

Existen diferentes tipos de gafas para playa y que también se pueden usar todo el año, incluso en invierno. Por ejemplo podemos optar por las polarizadas, que evitan el reflejo del agua y son perfectas para los que practican deportes náuticos. Lo malo es que no nos ofrecen una buena visión cuando usamos el móvil o cualquier otra pantalla. Será un poco tedioso tener que quitarte las gafas cada vez que quieres hacer una foto o responder un mensaje.

Las lentes polarizadas tienen esa característica especial que eliminan los reflejos que se observan en la superficie del agua o del suelo. Se usan para situaciones muy específicas como por ejemplo pescar o conducir. Pero para los ‘simples mortales’ que vamos a la playa en verano o nos queremos proteger la vista cuando salimos de paseo el fin de semana.

Es muy importante no confundir entre polarizadas y espejadas o gafas espejo. Estas últimas tienen una película especial que las recubre, y son más de estética que otra cosa.

Otra opción son las gafas de cristales oscuros, que protegen muy bien los ojos. Puedes comparar entre las lentes negras y las verdes (o de otros colores, como el marrón) y analizar cuál te repara más de los rayos del sol.

Cuando vayas a la óptica a probarte las gafas de sol quizás notes que algunos modelos son más pesados que otros. Más allá de la forma en sí, esto puede deberse al tipo de material con que están confeccionados.

Básicamente en la actualidad podemos encontrar dos tipos: de minerales y orgánicas. En el caso de los minerales, son las de ‘vidrio’ que si bien cada vez se emplean menos, todavía algunos diseñadores y marcas las ofrecen. Si en casa encuentras alguna gafa de los años setenta, probablemente notarás que son más robustas, esto se debe al mineral de las lentes. Se emplean poco porque al romperse los cristalitos pueden ocasionar cortes muy peligrosos en los ojos. Lo bueno es que no se rayan tan fácilmente.

Por otro lado, tenemos las lentes orgánicas, más livianas y cómodas. Además resisten mejor las roturas y son más versátiles, por ello se encuentran en diferentes formas y modelos. Merece la pena destacar que en una óptica oficial nunca (pero nunca) pueden vender gafas de plástico… ¡esas ni sirven de juguete para los niños!

Gafas de sol según la absorción y el color

Además, es bueno tener en cuenta el filtro que aportan las gafas para la playa. Hay diferentes niveles, según la normativa 1836-2006 de la Unión Europea, y se basan en el porcentaje de absorción de los rayos UV:

-Categoría 0: absorben hasta el 20% de la luz. Están recomendadas para áreas con una luminosidad solar muy baja. Se usan prácticamente por estética. No sirven para la playa.

-Categoría 1: pueden absorber entre el 20 y el 56% de la luz. Están aconsejadas para zonas con luminosidad baja, como por ejemplo para nuestra vida cotidiana en la ciudad o fuera de la temporada de verano. Tampoco son gafas para la playa.

-Categoría 2: absorben entre el 57 y el 80% de la luz. A partir de esta categoría ya serían aptas para llevar a la playa. También sirven para la práctica de ciertos deportes como el running, el trekking o el cycling al aire libre.

-Categoría 3: pueden absorber entre un 82 y un 91% de la luminosidad y se aconseja para áreas donde la incidencia del sol es alta, como puede ser la playa, el campo o el bosque.

-Categoría 4: Es la más alta y tiene una absorción de entre el 92 y el 100%. Se emplean en zonas de alta montaña y nieve, para practicar deportes acuáticos… pero no para conducir.

Otro aspecto que puedes tener en cuenta al momento de elegir las gafas para la playa es el color de las lentes. Si bien esto suele cambiar bastante según la moda o las tendencias de la temporada, lo cierto es que usualmente hallarás varios tonos disponibles en las ópticas. Más allá de un agregado meramente estético, el color de la lente puede aportarle ciertos matices a la visión y quizás te interese conocer las diferencias de cada una:

-Amarillo: permite disfrutar de una mayor profundidad de campo y realzar los contrastes. Se recomiendas en el caso de conducir con niebla o practicar ciertos deportes de precisión, como el tiro o el tenis.

-Marrón o ámbar: se aconsejan para personas que realizan deportes al aire libre y para aquellos que han sido operados de miopía o de cataratas. No alteran demasiado la percepción del color.

-Verde: distorsiona bastante los colores, pero son buenas para hacer deportes invernales o náuticos.

-Gris: se aconseja para conducir ya que es el que menos distorsión a los colores aporta.

-Naranja: mejoran el contraste cuando los días son nublados o brumosos. No se aconsejan para días soleados.

-Azul o morado: se usan por una cuestión de moda, aunque algunos golfistas eligen estos tonos.

-Rojo o rosado: para condiciones climáticas de nieve extrema.

Para ir a la playa, siempre es mejor usar las gafas de sol ‘negras’ de toda la vida, ya que los rayos UV reflejan en el agua y en la arena y puede ser muy nocivo para nuestros ojos.

Más allá de invertir en una buena gafa de sol para la playa, te recomendamos que cumplas con ciertos hábitos beneficiosos para tu vista en particular y tu piel en general:

-No estés al aire libre durante las horas centrales del día (entre las 11 y las 16 hs) sin gafas ni factor de protección

-Usa gorra, pañuelos o cualquier cosa que proteja la cabeza para evitar insolaciones.

-Compra unas buenas gafas de sol también para tus hijos, sean niños o adolescentes.

-No te quites las gafas para entrar al mar, ni para dar un paseo por la orilla o entre las rocas. Cualquier superficie refleja los rayos del sol.

-Usa gafas todo el año, no solo cuando te vas de vacaciones.

En Óptica Arense encontrarás no solo los modelos de gafas de sol novedosos para este verano, sino también opciones para todos los gustos y presupuestos. ¡Prepárate para tus vacaciones!

Leave a Reply

* Name:
* E-mail: (Not Published)
   Website: (Site url withhttp://)
* Comment:
Type Code