Los 15 mitos más sorprendentes sobre la salud de tus ojos

Los 15 mitos más sorprendentes sobre la salud de tus ojos

¿Sabes todo sobre la salud de tus ojos? ¿Cuáles son los mitos más sorprendentes sobre tus lentes oculares? ¡Hoy desde Óptica Arense destaparemos los mitos más asombrosos sobre las lentes y tu salud ocular!

1. Si veo bien no es necesario ir al oculista

Es muy común que hasta que no notamos una pérdida notable de nuestra visión o molestias oculares no acudimos a nuestro óptico o profesional visual de confianza. Es recomendable realizar visitas periódicas con oculistas profesionales, al menos una vez cada uno o dos años, independientemente de si notamos molestias en la vista o pérdida de visión.

Hemos de dejar claro que existen algunos problemas oculares que son imperceptibles para nosotros y que solo un especialista ocular podrá detectar.

2. Empezar a utilizar lentes con pocas dioptrías hace que empeore tu visión, es mejor no utilizar gafas y esperar hasta que se te pase

Existe una creencia que utilizar gafas cuando tienes una graduación pequeña puede provocar un aumento de ésta. Esta idea es totalmente falsa. Cuando sintamos el menor síntoma de pérdida de visión, debemos acudir a nuestro oculista y seguir a pie de la letra sus recomendaciones. Realmente, si no se utiliza lentes cuando es necesario, puede empeorar tu problema visual gravemente.

3. Para dejar descansar nuestros ojos es recomendable no usar las gafas todo el día

Este mito es totalmente falso. Cuando tenemos un problema visual y necesitamos gafas, es necesario llevarlas tal y como fue especificado por nuestro especialista, ya que sino estaremos forzando nuestros ojos.

4. Es normal que las lentes progresivas causen molestias

Hace más de cuarenta años, las primeras lentes progresivas presentaban ciertas carencias que hacían más difícil habituarse a ellas. Hoy en día, gracias a los avances del mundo óptico, este tipo de gafas se ha desarrollado de tal manera que ya no presentan esas pesadas molestias, y prácticamente la mayoría de sus usuarios se adaptan a ellas en pocos días.

5. Si dos personas tienen la misma graduación en sus lentes, pueden compartirlas sin problemas

Esto suele ser frecuente en el caso de las gafas de sol, debido principalmente a que sus precios son un poco más elevados y al menor uso. Aún así, existen muchas razones por las cuales compartir gafas no es una buena idea. Además de que el ojo de cada paciente tiene características propias, también existen peligros de contagio de enfermedades oculares.

6. Cuando el cielo está nublado no es necesario llevar gafas de sol

Este mito es totalmente falso. La radiación solar siempre está presente durante todo el día. Incluso cuando cuando el cielo está nublado. En este caso, para hacernos una idea, el índice de UV en un día de nubes alta solo se reduce de 100% (día de sol sin nubes) a 90%. Solo en el caso de lluvia, niebla o nubes bajas y densas, la radiación UV disminuye significativamente.

7. Cuanto más oscura es la lente, más nos protege del sol

Como ya comentamos en un post anterior, el color de la lente de una gafa de sol nos ayuda a que podamos ver sin que nos moleste el sol, pero no nos protege de los rayos UV. Para que una gafa de sol proteja a nuestros ojos, necesitamos que contenga un filtro especial que que absorba, neutralice y desvíe la radiación invisible de los rayos UV (factor de protección solar (E-SPF)), que puede llegar a 50+ con independencia de la intensidad del color. Para las lentes de sol o polarizadas, pueden alcanzar un E-SPF de 50+, independientemente de la intensidad del color de la misma.

8. Las gafas graduadas transparentes no protegen del sol

Aunque esto era cierto hace unos años, hoy en día, se pueden comprar gafas graduadas transparentes que también te protejan del sol con factor de protección solar (E-SPF).

9. Solo necesitamos proteger nuestros ojos de los rayos del sol

Además de la radiación UV, nuestros ojos están expuestos a otro tipo de peligros oculares. En concreto, la luz azul-violeta que desprenden las pantallas de los ordenadores, las tablets o los smartphones tiene efectos nocivos para nuestra retina. Una sobreexposición sin protección a este a esta clase de dispositivos puede tener graves consecuencias para nuestra salud visual a largo plazo. Hoy en día, existen lentes especializadas para bloquear hasta el 20% de este tipo de luz dañina.

10. Los ojos claros son más propensos a enfermedades

Muchos de nosotros solíamos pensar que los ojos claros son más propensos a tener enfermedades oculares. Hoy venimos a desmentir el mito. Aunque si que es verdad que son más sensibles a la luz solar, para otro tipo de luces como la luz azul-violeta, el daño es igual que para un ojo oscuro.

11. Las zanahorias pueden mejorar nuestra vista

Este mito no es totalmente falso. Las zanahorias son ricas en vitamina A, con lo cual nos ayudan a mantener una buena salud visual, concretamente nos ayudan a ver bien en la oscuridad. Es por ello que la falta de esta vitamina podría hacer que no viéramos tan bien por la noche. Además también ayuda con problemas de sequedad ocular. Eso sí, si nuestro problema ocular no está causado por la falta de vitamina A, por mucho que comamos muchas zanahorias, no vamos a mejorar nuestra vista. Ésto se aplica a la mayoría de problemas visuales (como miopía, hipermetropía o astigmatismo), ya que éstos son fisiológicos y no pueden ser corregidos químicamente.

12. La gimnasia ocular mejora la vista

Aunque existen terapias o ejercicios visuales para mejorar disfunciones acomodativas o binoculares, su eficacia para mejorar ametropías (miopía, hipermetropía, astigmatismo) no han sido demostrada.

13. El ojo no crece

Un mito totalmente falso. Al nacer, nuestro ojo mide aproximadamente 18mm, aumenta a 19,5mm aproximadamente durante la infancia y mide unos 24mm en la edad adulta. Esto significa que el ojo si crece igual que otras partes de nuestro cuerpo.

14. Cuando leemos con poca luz, estamos dañando nuestros ojos

Leer con poca luz provoca fatiga ocular, pero no crea problemas permanentes en nuestro ojos. Aún así, es recomendable leer con una buena iluminación y descansar la vista con frecuencia mirando a lo lejos durante unos segundos.

15. La miopía es la enfermedad ocular más común

La enfermedad visual más común es la presbicia, no la miopía. La presbicia más conocida como cataratas, es una afección en la cual el cristalino del ojo pierde la capacidad para enfocar los objetos que están cerca. Esta enfermedad afecta al 95% de la población mayor de 50 años.



En Óptica Arense estamos comprometidos 100% con tu salud visual, y creemos que es importante que tengas un mayor conocimiento sobre los problemas que pueden afectar tus ojos. Si tienes alguna duda sobre la salud de tus ojos no dudes en preguntarnos. ¡Estaremos encantados de ayudarte!

Leave a Reply

* Name:
* E-mail: (Not Published)
   Website: (Site url withhttp://)
* Comment:
Type Code